Spanish Chinese (Simplified) English French German Japanese Portuguese

...

Busca en Nuestro Sitio

      

N10º W68º Visita #8

(Visitada por Vicente Santorsola,Daisy TorresDaniel Mendez,Hernan PellDiego Pell,Vincenzo VecchioMonica AmayaEmanuele Vecchio,Rainer BostelmannEdgar MendezAura ColinaManuel BalzaKleyver RequenaLuis MolinaJean Hendrickx,Eduardo FernandezDamian CastroAndres AmadioDemetrio Rey)

16-May-2009 --

Para cada quien, la caza de confluencia será una justa distinta, los más avezados irán con sus métodos de aproximación, vehículos acondicionados, GPS que conocen al detalle, y por supuesto, técnicas desarrolladas a lo largo de sus experiencias anteriores … pero, cuando un grupo de 19 personas y muchas de ellas novatas, cuya experiencia con un GPS ha nacido de un afán de curiosidad y disfrute, y que nunca antes han cazado una confluencia, el tenor de los acontecimientos pueden variar bastante de las cazas ´tradicionales´ de confluencias. Este es el relato de la cacería de la confluencia N10 W68, y la caza de la confluencia adicional N10 W69, ambas realizadas el mismo día y por las mismas personas; vea el relato de la confluencia N10 W69 aquí.

Ambos ‘equipos’ pertenecientes al Grupo GPSYV, algunos residenciados en Caracas y otros en Valencia; dado que la confluencia N10 W68 está en las adyacencias de Valencia, los ‘Caraqueños’ debían salvar los 160 Kms (100 millas) que separan Caracas de Valencia. Esto, los obligaba a tener una logística más ajustada; los que estábamos en Valencia, los esperaríamos sentados cómodamente en el lugar de encuentro, tomando café y desayunando, mientras que ellos llegaban; aunque eso no fue impedimento para unir un grupo de personas de múltiples perfiles, unidos por una pasión común: Los GPS y la Aventura.

El grupo de Valencia estaba compuesto por: Andres Amadio, Damián Castro, Demetrio Rey, Eduardo Fernández, Jean Hendrickx, Luis Molina, Kleyver Requena y señora, Manuel Balza su señora Aura Colina y Vicente Santorsola; por el equipo de Caracas vendrían: Edgar Méndez, su señora Deisy Torres e hijo Daniel, Hernan Pell y su pequeño Diego, Vincenzo Vecchio su señora Mónica Amaya e hijo Emanuele y Rainer Bostelmann: La idea era conocernos y compartir esta experiencia única de la primera caza de confluencia. Con nosotros teníamos como aliado la experiencia de otros miembros del grupo GPSYV que ya habían visitado dicha confluencia y un comodín: Contacto vía chat/voz y correo electrónico con ellos, básicamente, el Sr. Alfredo Remón, cazador de confluencias y moderador del Grupo GPSYV, quién nos guiaría remotamente para ayudarnos a conseguir el colocar los contadores parciales de nuestros GPS en cero.

Cuando llega el equipo de Caracas, y comenzamos la caravana, vimos lo variopinto de sus integrantes: Damas, niños de edad escolar, y adultos, que en algunos casos se llevaban 30 años ó más de diferencia en edad, y que –probablemente- en otras circunstancias no se hubiesen juntado para compartir, sin embargo, la brecha generacional quedó unida con la pasión por los GPS, el contacto humano y el espíritu de aventura. Sin embargo, desde el principio reinó la camaradería y el humor rápido e incisivo del venezolano (aunque habían varios con ascendencia europea: Italianos, Español, Francés).

La logística era sencilla; ya que la distancia a recorrer era pequeña (unos 25 kms, 15 millas), salimos sin muchos preparativos, guiándonos por medio de radios de dos vías y tratando de no entorpecer la caravana, ni poner en riesgo la seguridad nuestra ni de los terceros. La caravana estaba compuesta por 9 vehículos: Una Ford Explorer, una Pickup Dodge Dakota, una Toyota 4Runner, una Chevrolet Trail Blazer, un Fiat Uno, Dos Toyota (4runner y FZJ70), un Chevrolet Sunfire y un Mazda 626.

Cuando se han recorrido unos 15 kms (9 millas), cambia el panorama, se dejan de ver construcciones y se comienza a ver grandes extensiones de pasto y cultivos, vacas y otros animales de granja. El contraste hace que uno vaya liberando stress, que comience a ver el espíritu de aventura. Aunque la vía está asfaltada y en buen estado, el contacto tan directo con la naturaleza ejerce su catarsis de forma gradual. Durante el trayecto, todos estudiamos los cambiantes números de las coordenadas y veíamos como el guarismo se acercaba a cero, anunciando el fin de nuestro recorrido y el inicio de nuestra cacería.

La confluencia N10 W68 se encuentra en los terrenos de la granja El Yagual y para no causar molestias y suspicacias a los ocupantes, un vehículo se acercó a pedir el respectivo permiso, explicando el propósito de nuestro afán cosa que el amable señor ya sabía. Como otros aficionados ya habían cazado el hito, el granjero nos sacó una sonrisa con esta frase: “Si, ya habían venido otros locos, pero nunca tantos!!” (Éramos 19 personas). Otorgado el permiso, nos aproximamos a la zona de confluencia.

La alegría, comentarios y movimientos de todos era algo digno de mención; los sencillos campesinos del sitio nos miraban con una sonrisa condescendiente, como tratando de imaginar el motivo de la alegría absurda de unos citadinos haciendo una suerte de danza de la lluvia sobre las hierbas húmedas por la lluvia de la víspera.

Entre los múltiples comentarios, afloraban la risa de los pequeños (que también cazaron su confluencia), las comparaciones entre los GPS Garmin, Nokia, HTC; la camaradería nos haría que comparásemos lecturas, ayudáramos a otros a lograr captar los ceros respectivos, y, por supuesto, las fotografías de rigor. Ahí, vía chat de voz, Alfredo Remón, nos indicó los pasos necesarios para tomar dicha confluencia, de acuerdo a las normas establecidas, y nos felicitó, gozando desde su ubicación remota el triunfo de unos noveles aficionados al Geocaching y los GPS, haciendo que sintiéramos coronados nuestros esfuerzos. Era pleno mediodía, pero el entusiasmo y nuestras ansias de aventura nos hicieron tomar la decisión de ir a cazar la segunda confluencia, N10 W69, distante en línea recta unos 110 kms (68 millas), pero por carretera eran unos 180 kms (110 millas). Agradecimos al personal de la granja su amabilidad, y partimos rumbo a N°10 W°69!.

 

 

 

Donar

Importe a Donar: 

OJO No es para suscripción